La celulitis ¡esa inseparable compañera!

Llegó la primavera, y como no, nuestra inseparable compañera de todos los años, LA CELULITIS, esa señora gorda, pesada, a veces muy dolorosa y además antiestética.

Claro, no es que haya llegado con la primavera, lo que pasa es que en invierno no se ve, pero estar, está, y cuando llega la hora de lucir prendas veraniegas, lo primero que vemos, es esa querida e inseparable amiga, que se ha quedado a vivir principalmente con nosotras, y se ha instalado en nuestras cartucheras, en la barriguilla, en las piernas, brazos, etc., o sea, en nuestras mejores dependencias, esas que más nos gusta lucir, y que por su culpa tenemos que camuflarlas.

Así que ha llegado la hora de poner manos en el asunto, manos y lo que haga falta, porque por con quedarnos sin comer o comer bajo mínimos, no vamos a conseguir alejarla, al contrario se va a pegar más a nuestro lado y encima va llamar a otras amigas suyas: cansancio, depresión, mal humor, nervios, estrés…, en fin a toda la familia.

Entonces,¿qué hacemos?. Es muy fácil, nos ponemos en manos de un profesional. Sí, esa persona que va a escuchar nuestras costumbres, hábitos posturales y alimenticios, el ejercicio que realizamos o nó diariamente, etc., y que con su profesionalidad, sus manos, algún que otro aparatito, una dieta sana y unos cuantos consejos, nos ayudan a alejarla y combatirla.

Eso sí, que sea un buen profesional, y siguiendo sus tratamientos y consejos conseguiremos alejar a esa amiga tan desagradable, encontrarnos estupendamente y ponernos esas prendas tan bonitas que no nos habíamos atrevido a lucir.